viernes, 11 de agosto de 2006

Donde dije digo, digo Diego

Promesas o simples comentarios. Todo el mundo parece con derecho a jugar con las ilusiones de todo el mundo.
Nadie se da cuenta de que la cajita de música sigue sonando a pesar de que nadie le de cuerda... Y nadie se fija en que si se cierra se calla?
-Brillaba el sol sobre el horizonte del mar una tarde de verano. No se asomaba ni una sola nube. Nada entorpecía el camino de los rayos que iban buscando desaparecer ya tras el océano para volver de nuevo al día siguiente.
Amaneció nublado aquel día. Una nube negra amenazaba lluvia. Durante todo el día estuvo lloviendo sobre la playa. La tormenta no amainaba. Las nubes no se marchaban. Pero el sol encontró camino una vez más entre la espesidad de las nubes. Los rayos volvieron a rozar las rocas del muelle. El sol volvió a llenar el paisaje de brillo. A pesar de la oscuridad se mantuvo fiel a la cita que apuntó en la puesta anterior.
El alba fue difícil pero el atardecer demostró que, a pesar de todo, es posible vencer la tormenta. Sólo es posible si se intenta y si se desea-.

(Solo encontré el tópico para decir lo que pienso hoy, quizás otros días sea más original).

3 comentarios:

Bea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Bea dijo...

La cuestión es compleja.
Sólo las dos primeras frases requieren detenerse a desgranar motivos. Jugar con las ilusiones, las mismas que crean expectativas y que te hacen tirar para delante, en definitiva acaba siendo un juego "cuerpo a cuerpo".
Hay determinadas cosas que no deberían entrar en juego, que no fueran susceptibles más que de lo que está en manos de nadie, o de las tuyas, si es que tiene que estar en manos de alguien. Sé que va a sonar a manual de autoayuda, pero siempre he pensado -tal y como concluyes el post- que si realmente algo te mueve, sientes que te mueve, va a salir adelante pese a lo que pese, y pese a quienes les pese. Es cuestión de confiar en las circunstancias tal vez, en la incertidumbre, en la dirección del viento...
No sé por qué te escribo esto... Has escrito promesas, ilusiones y juego y me ha venido todo a la cabeza. Lo poco que tenía.
Voy camino de alguna tierra desconocida.
Te mandaré alguna canción escrita en un sobre.
Un abrazo enorme, chiqui.
Me anoto la palabra vencer. Será la palabra del día, creo que requiere una hoja entera para ella en el cuaderno de bitácora.
PD: Me he excedido en la extensión del comentario, perdón. Realmente, y como suele suceder, no digo nada interesante.

Me gustó que saliera el sol.

Oeph!

...Carmen... dijo...

Me alegro de tu comentario. Últimamente parece que nada tiene sentido. Pero lo tiene. Quizá el problema no sea si el sentido está o no, sino que yo pueda o sepa verlo.
Me gusta esa palabra: vencer. En griego "NIKE" era el nombre de la diosa victoria no? Debería ser interesante tener una diosa que sólo se encargase de los logros...
Quizá ella también se encargase mantener fuera de competición algunas cosas...
Besito primi.