domingo, 2 de noviembre de 2008

Calma



Porque ninguna lágrima rescata nunca el mundo que se pierde ni el sueño que se desvanece.

Juana de Ibarbourou (1895-1979) Poetisa uruguaya.

2 comentarios:

Jesús Ortega dijo...

¡Precioso...!

Un beso

Jesús

Cris Monteoliva dijo...

De vez en cuando también es bueno llorar.
besos,

Cris