lunes, 1 de diciembre de 2008

]no conoces sino falsedad para llegar a la verdad?[

Ayer alguien me "recitó" un verso de John Donne que me encantó. Me quedé con las ganas de buscar al poeta londinense. He cumplido con mis deberes... Y le doy las gracias, me está encantando, otro descubrimiento... no me cansaré de oír lo que la gente ama, porque se llega a descubrir realmente lo que vale la pena que se acabe idolatrando.

Por cierto, que yo cambiaría el título, pero es una impresión mía (jajaja).





CONSTANCIA DE MUJER

Un día entero me has amado.

Mañana, al marchar, ¿qué me dirás?

¿Adelantarás la fecha de algún voto recién hecho?

¿O dirás que ya

no somos los mismos que antes éramos?

¿O que de promesas hechas por temor reverente

del amor y su ira, cualquiera puede abjurar?

¿O que, como por la muerte se disuelven matrimonios verdaderos,

así los contratos de amantes, a imagen de los primeros,

atan sólo hasta que el sueño, imagen de la muerte, los desata?

¿O es que para justificar tus propios fines

por haber procurado falsedad y mudanza, tú

no conoces sino falsedad para llegar a la verdad?

Lunática vana, contra estos subterfugios podría yo

argumentar, ganando, si lo hiciera.

Pero me abstengo,

porque mañana puede que yo así también piense.



Prometo buscar el poema de aquel verso primero, y ponerlo. Para empezar, ¿no está mal verdad?

2 comentarios:

Valeria dijo...

Pero qué acierto el de este hombre; está todo tan a la orden del día, jajaja. Y ese final, tan certero... "Pero me abstengo,
porque mañana puede que yo así también piense."

Ginés Cutillas dijo...

Ella es todos los reinos, yo soy todos los príncipes.
Y nada más existe.
Los príncipes tan sólo nos imitan.
Comparando con esto cualquier honor es mímica,
toda riqueza alquimia.