lunes, 16 de junio de 2008

Amor de estómago



Miradas y miradas y miradas que están llenando no solo el espacio, no solo el tiempo, sino, sobre todo, el pensamiento; y una mirada lleva a una sitio, la otra arrastra a otro… así, hasta que os llevan cogidos de las miradas hasta donde lo más tierno es cerrar los ojos. Allí donde las miradas se transmiten con las manos, allí donde los labios miran por ti. Donde cada centímetro de otro cuerpo pasa a tu memoria táctil. Una memoria visceral que se aloja, no en el cerebro sino en el estómago, olvidando para siempre la memoria visual, olvidando que hubo un momento en que no conocías ese cuerpo. Ahí donde tu cuerpo complementa para siempre ese otro cuerpo, que se vuelve un órgano más dentro de tus funciones vitales...

3 comentarios:

Cris dijo...

¿Con quién habrás cruzado tú una mirada así?
El título me ha dado hambre...Amor de estómago...Mi estómago ama muchas cosas que ahora no puede comer, porque sino me pondré con una vacal...Ja,ja,ja!
Bonito post, me alegro de que hayas vuelto a tu blog. Demasiado silencio.
Besos

...Carmen... dijo...

Gracias florecilla! Da hambre verdad? jajaja la palabra estómago tiene esa particularidad... da hambre.
En realidad el silencio era por falta de tiempo... ahora estoy en un momento tan bueno, con la autoestima tan alta y tantas cosas buenas alrededor que me apetece poner cosas cada 10 minutos! jajaja
Estaré por aquí ahora... Besitos!!

bosqueUmbroso dijo...

ME ENCANTA LEERTE... sentir la fuerza de esas "miradas que nos matan y nos trasladan a otros mundos, allá, más allá..."

muy bueno eso de "los labios miran por tí" y la MEMORIA VISCERAL...
JEJEJE HAY TANTOS TIPOS y

variedades tan singulares de COMUNICACIÓN...

anímate a escribir todo lo que eres...cuidadins con esos silencios


apoyo y me uno a tu idea de los
p u n t o s s u s p e n s i v o
sssssssssssssssssssssssssss

(nos vemos en la isleta, qué ganas)